Hola, soy tu Ego. Soy tu exceso de autoestima, soy la valoración exagerada que tienes de ti mismo.

Soy quien alimenta la defensa de tus razones y convicciones.
Soy quien te dará fuerzas para escalar en tus discusiones .
Soy quien encontrará, por difíciles que sean, los argumentos para que hagas lo que crees que tienes que hacer, incluso gritar, mentir, robar, empujar, romper… pegar… o…matar.

Si, soy Ego, no me tengas miedo, conmigo los fines justifican los medios, pues lo más importante en el mundo soy yo, mi, conmigo.
Mi razón, mi interés, mis gustos, mi placer, mi patrimonio, mi libertad, mi voz.

Si me dejas, creceré dentro de ti y haré que el universo gire a tu alrededor, tu tendrás siempre razón y cada vez serás más grande, más glorioso, más adorado, más amado, más temido y más poderoso… y llegado el momento te haré un Dios, por encima de cualquier hombre, mujer, animal o vegetal, por en una de cualquier cultura, ciencia, religión o espiritualidad, Tú y yo seremos TODO.

He notado que, ahora, me necesitas más, me alegra que me hayas reconocido en tu interior.
Hasta ahora era pequeño y débil, me tenías encerrado en un oscuro rincón dentro de ti, porque alguien te convenció de que no vales lo suficiente o directamente nada, que no pienses, que lo haces todo mal, que eres tonto y un fracasado, que nunca conseguirás lo que otros ya disfrutan, que eres feo y desagradable… en fin, que tú existencia es una mierda.
Pero si, me has encontrado, ¡aquí estoy! Conmigo vas a demostrar a todos que se equivocaban, y muchos pagaran por sus ofensas y los humillarás… al extremo, para dar ejemplo a quien se le ocurra volver a meterse contigo, con nosotros, conmigo, mi, yo.

Se acabaron SUS normas, ahora harás lo que tú quieres, sin límites, sin lineas rojas, pues a partir de ahora, tú tienes siempre la razón.

Se acabaron SUS valores, ahora crearemos los míos, nuestros propios, si algo nos ofende, lo eliminamos y si ofendo a alguien que se joda.

Se acabaron SUS intereses, ahora todo tiene que ser para TI, todo , lo mejor, por costoso que sea, aunque no lo merezcas, aunque no lo entiendas, aunque pertenezca a otro, si lo quieres será para ti, para mi, conmigo, yo.

Así que, manos a la obra, deja de escuchar a los demás , deja de sentir pena por ti y por los demás, deja de sentir vergüenza por lo que puedas llegar a a hacer, deja de sentir angustia por el sufrimiento de otros, deja de pensar en el puto planeta, en que no puedes comer, en tener que tener un cuerpo para gustarles a ELLOS, en preocuparte por que dirán de tu ropa, de tu pelo, de tus imperfecciones, porque es verdad que tienes muchos defectos… pero yo soy EGO y desde ya , no lo son.
Son los demás quienes son peores que tú, si estoy gordo y no hago ejercicio es por una razón muy importante, si no leo , si no aprendo, si no entiendo, es porque leer me aburre y me aburre porque no aprendí y no aprendí porque no entendí y no entendí porque no les importó que no lo hiciera, ellos tienen la culpa , ellos no fueron capaces de hacerlo bien, ellos no fueron justos, ellos te suspendieron, ellos se aprovecharon y te apartaron, todo es SU culpa.

Si, lo vas entendiendo, ahora ya casi somos uno , tú y Ego, ya sientes el poder, no hay más autoridad que la tuya, no hay nadie que grite más que tú, no hay nadie que te discuta, no hay nadie que te quite, nadie que te haga callar, nadie que te de miedo, nadie que te rechace …vaya… no hay nadie.

—————————————————————

La importancia de la autoestima es darle la entidad adecuada, Ego es el colapso de una socialización deficiente. Somos, en general, animales que necesitamos vivir en sociedad, desde la familiar a la pública.
Necesitamos sentirnos queridos, por ser y por lo que hacemos, un esfuerzo sin reconocimiento genera frustración, una asignación de rol arbitraría o injusta en un grupo genera frustración, la falta de empatía y comprensión de los demás genera frustración.
Y al final , en muchos casos explota el Ego como una convulsión de supervivencia.

Una de las primeras frases que oí en un curso de resolución de conflictos, fue: “ No te puedes imaginar hasta donde pueden llegar las personas por tener la razón “, y eso incluye hasta perderlo todo, incluso la razón.

Todos tenemos Ego, y es necesario dialogar con el, para acordar los límites de nuestra actitud con nosotros mismos y frente a los demás, si, he dicho frente, porque los egos de los demás van a actuar sobre tus expectativas y probablemente se enfrentaran al tuyo.
Así que el diálogo con nuestro ego debe ser continuo, nuevos acuerdos ante nuevos entornos.
No hay que olvidar que a lo largo de la historia, quien ha ostentado el poder, ha tenido especial interés en encontrar y mejorar las formas de dominar los Egos de los demás para perpetuarse en el poder.

George Orwel, en su libro 1984, describe cuidadosamente ese proceso y hay que ser conscientes que el Ego se doblega ante diferentes estímulos.
De ahí la necesaria inteligencia interior, para dominar la plasticidad del propio Ego, que nos permita tener espacio para la humildad, como capacidad para el lideraje, o la negociación.
Y si todo eso fracasa y sentimos frustración, deberíamos tener la habilidad de que Ego no tome las riendas de actos que, os bien aseguró, pasan una altísima factura.

Vienen tiempos difíciles, la escasez asoma las orejas, los sacrificios personales, los fracasos en proyectos profesionales, la limitación de libertades, la imposición de una nueva política desviada de la democracia que desde siempre conocemos, las distancias afectivas, la separa cio de grupos familiares o amistades, especialmente en los adolescentes, van a ser realidades desde ya.

Sería bueno, que quienes eligieron sus carreras y sus habilidades innatas en la gestión psicológica, den un paso adelante y encuentren un espacio para hacer pedagogía al respecto.
No un espacio privado con una libreta y un sofá. Hablo de un espacio como agente social con una necesaria y urgente capacidad de acción frente el probable colapso de la frustración que no puede derivar en lo que históricamente ha derivado, actitudes extremas, con conductas extremas y resultados extremos.

0